Oscar Romero y el mandamiento de Dios de "no matarás"

image Se conmemoraba el miércoles día 24, el 30 aniversario del asesinato de Oscar Romero. Era obispo en El Salvador y denunciaba la violencia brutal y la opresión patrocinada por los militares que servían a un gobierno de extrema derecha en aquellos días de guerra civil en esa nación.

Al principio Romero se mantenía al margen de la política.
Pero después un sacerdote jesuita y amigo suyo, Rutilio Grande fue asesinado por pedir la reforma agraria, en nombre de los campesinos, a partir de ese momento, Romero se involucró.

Exigió la investigación de la muerte de Grande, salió en defensa de las injusticias, denunciando la violencia y el terror sistemático del Estado. Según nos cuenta La Prensa, el 23 de marzo de 1980, a pesar de las persistentes amenazas de muerte, Romero instó a los efectivos del ejército y cuerpos de seguridad a obedecer el mandamiento de Dios de “no matarás” antes que a sus jefes que les ordenaban disparar contra el pueblo. “Les ruego, les suplico, les ordeno, en nombre de Dios, cese la represión” fue la frase lapidaria que irritó a los militares y a los sectores de ultraderecha.Ese día, al atardecer del 24 de marzo de 1980, Romero proclamaba en su última homilía, “…Uno no debería amarse a sí mismo tanto, como para evitar involucrarse y correr los riesgos que nos exigen el denunciar las injusticias…”, mientras oficiaba misa en el hospital de cancerosos La Divina Providencia, un francotirador mató al arzobispo de un certero disparo al corazón.

Durante estos años, organizaciones civiles han conmemorado la muerte de Romero, pero ha sido este año la primera vez que el gobierno salvadoreño ha reconocido la tragedia. De hecho, el pasado 4 de marzo la Asamblea Nacional de El Salvador declaró 24 de marzo Día de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, su presidente Mauricio Funes, primer presidente de izquierdas del país, image emitió una disculpa pública en nombre del Estado salvadoreño por el asesinato de Romero. Su legado sigue vivo para el pueblo de El Salvador y para la lucha por la justicia de los marginados.Más de 100.000 personas fueron asesinadas en El Salvador en una guerra pagada con los dólares de los impuestos de los contribuyentes de los EE.UU.

En El salvador y en otras partes de América Latina hay campañas para convertirlo en santo de la Iglesia, mucha gente se refiere a él como San Romero de America. El Papa anterior,Karol Józef Wojtyła, visitó América Central y negó con su dedo papal a los sacerdotes de la Teología de la Liberación. Aquello fue decepcionante.

Hay cicatrices duraderas en la región de aquél conflicto.Los daños materiales fueron enormes. Carreteras, puentes, conducciones eléctricas, etc. resultaron destruidas o  muy dañadas; la fuga de capitales, y la retirada del país o el cierre de innumerables empresas hizo que la economía del país se estancara durante más de una década. La reconstrucción de la infraestructura del país sigue en la actualidad.

El costo social también ha sido muy alto. La desmovilización de los ex-combatientes y su reinserción a la vida civil sigue siendo difícil. Como consecuencia de la guerra, quedaron en manos de la población civil miles de armas de fuego, situación que propició el surgimiento de las pandillas de jóvenes y adultos denominadas maras, dedicadas a la delincuencia y al tráfico de drogas, y que han hecho de El Salvador uno de los países (con ausencia de guerra) más violentos del mundo. Por otro lado, cerca de 500.000 salvadoreños se vieron obligados a abandonar el país. Recientemente, un periodista fue asesinado en Honduras. image
A toda esa barbarie de la guerra y de sus consecuencias, es a la que se oponía Monseñor Romero. Es mucho lo que hay que hacer para ayudar a las economías de estos países centroamericanos y a toda la gente que vive allí en la continua pobreza y con escasas oportunidades para el cambio.

Un Cardenal de la Iglesia Católica, Roger Etchegaray, al final de la Introducción a un libro sobre Oscar Romero dice: “….Después de haber dedicado toda su vida al servicio de Dios, Romero vino a ser un profeta de justicia y de paz. Sus homilías, transmitidas por la radio, eran seguidas por todo el país, por amigos y adversarios. Porque Romero decía la verdad… porque era una voz humana, religiosa, fraterna, para decirlo mejor…..”.

Es curiosa o mejor diría indignante, los criterios de los que proponen a los santos de la Iglesia y los elevan a los altares.

En vez de personas de la talla de Monseñor Romero o de otras personas como las Hermanas Maura y Dorothy también asesinadas y mártires, se encuentran valores en personas que lucharon en la guerra civil española en el bando franquista.

Se ve que entre los fascistas hay más y mejores santos.
Especialmente el nuevo Papa Benedicto que está tratando como puede, de deshacerse de las acusaciones que hay,  de pedófilos a los que ayudó a ocultarse en la Iglesia Católica y probable es (no lo descarto), que llegue a canonizar a algunos de ellos.
Esperemos que Dios proteja a nuestros niños de las figuras de autoridad que se cubren en la piedad, pero que son más falsos que Judas. El ejemplo de vidas, como el que demostró con la suya Monseñor Romero,  debería de revolver las entrañas de esa caduca institución, en la que millones de personas, con toda su buena fe, confían.

Páginas:

San Romero, Mártir de América

Monseñor Romero-Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Fundación Monseñor Romero

Monseñor Romero

Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Opinion, Sociedad y politica

Una respuesta a “Oscar Romero y el mandamiento de Dios de "no matarás"

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s